martes, 15 de julio de 2014

Bebés y niños: Aceptación y consumo de alimentos.

Los padres no alcanzan a comprender por qué los niños rechazan algunos alimentos o combinaciones de alimentos.
Los niños y los adultos tienen formas muy diferentes de ver y aceptar los alimentos, tienen una marcada diferencia en los sentidos del gusto y el olfato. .
Esto se debe en parte a que tiene sus sentidos inmaduros, para ellos la forma, el color y la textura juegan papeles muy importantes para la aceptación de nuevos alimentos.
Además, los niños tienen poca experiencia con los alimentos, han probado solo unos cuantos a diferencia de los adultos, que ya han probado una enorme variedad.

Cuando un niño "ve, olfatea, saborea y toca" un alimento le surgen sensaciones que establecerán el "agrado" por los alimentos.

Los niños se forman percepciones y preferencias sensoriales de los alimentos en los primeros diez años de su vida. Todo ese aprendizaje dependerá de muchísimos factores:

  • Aspectos emocionales (estado de ánimo), 
  • costumbres familiares, 
  • estilo de crianza de los padres, 
  • el medio ambiente, 
  • el desarrollo social y cognitivo, 
  • la capacidad de aprendizaje, 
  • la coordinación motora, 
  • la interacción social en la escuela con sus compañeros y maestros 
  • valores enseñados, estereotipos, prejuicios, 
  • experiencias con los alimentos, espacios y lugar donde se consumen alimentos,
  • hasta el grado de disciplina que se les impone a los niños...
Todo ello tiene un impacto importante en la aceptación y consumo de los alimentos que perdura a lo largo de toda la vida.
Por ello hay que estar atentos a generar experiencias positivas tanto en el hogar como en la escuela para establecer buenas relaciones con los alimentos.

0 ==> dejaron su comentario::